Nuestra trayectoria en Chile

La Fundación Fraunhofer Chile Research se estableció en 2010 para promover el intercambio científico entre Chile y Alemania. Con ello comenzó su primer centro: el Centro de Biotecnología de Sistemas (Fraunhofer Chile CSB), en estrecha colaboración con el Instituto Fraunhofer de Biología Molecular y Ecología Aplicada (IME), en Aquisgrán, Alemania.

Luego se instalaría el Centro de Tecnologías para Energía Solar (Fraunhofer Chile CSET), que comenzó a operar en 2014 con el propósito de contribuir al desarrollo de una economía solar en el país.

 

Centro de Biotecnología de Sistemas

 

El Centro de Biotecnología de Sistemas cuenta con tres áreas de negocios que realizan investigación aplicada en áreas estratégicas para el país:

A esto se suma una Plataforma de Servicios de Laboratorio que ejecuta procedimientos de laboratorio con altos estándares de calidad en las  áreas de biología, química y bioinformática.

 

Impacto 

Desde 2011 a 2021 Fraunhofer Chile CSB ha logrado un impacto que se traduce en:

  • Más de 180 proyectos de I+D implementados mediante contratos con la industria financiados con capitales privados, fondos públicos o ambos. 
  • Más de 40 universidades y centros de investigación con vínculos de colaboración en Chile.
  • 36 solicitudes de patentes en diferentes países y 12 invenciones protegidas bajo propiedad intelectual.
  • spin-off enfocada en soluciones sostenibles para reutilizar y revalorizar residuos acuícolas.
  • 105 publicaciones en revistas científicas a junio de 2021 y 1.719 citaciones hasta octubre de 2020
  • Coejecución en 3 consorcios (Centro de Biotecnología Traslacional de Sofofa, CBT; Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria (CeTA) y Consorcio Tecnológico para la Acuicultura Oceánica.  

Centro de Tecnologías para Energía Solar

En 2013, Fraunhofer Chile Research se adjudicó un segundo centro de excelencia internacional en I+D: el Centro de Tecnologías para Energía Solar (Fraunhofer Chile-CSET).

Este centro, cuyo financiamiento proviene del Ministerio de Energía y es administrado por Corfo, comenzó a operar en 2014 con el propósito de “solarizar Chile”, contribuyendo al desarrollo de una economía solar en el país.

Fraunhofer Chile-CSET cuenta con dos áreas de negocios:

Además, desarrolla proyectos y trabaja estrechamente con el Gobierno y el sector de la energía solar, para proveer investigación aplicada y soluciones innovadoras a este sector industrial de importancia estratégica.