En la actividad en línea, organizada por la Universidad de O’Higgins con la colaboración de Fraunhofer Chile,se destacó la importancia de la asociatividad y alcanzar un equilibrio ente salud apícola y productividad.

“Crecer”, “emprender”, “innovar”, “profesionalizarme”, “mejorar la producción” y “mejorar la calidad”, son solo algunas de las respuestas que entregaron apicultores de la región de O’Higgins a la pregunta de ¿Cuál es su meta como apicultor(a)?

Esta fue la primera de tres preguntas interactivas (ver gráficas a la izquierda) con las que se abrió el jueves 13 de mayo el taller en línea “Desafíos para la apicultura en la Región de O’Higgins: diferentes experiencias en Latinoamérica”, organizado por la Universidad de O’Higgins, ApiUOH y Fraunhofer Chile, con el apoyo del Gobierno Regional y el Consejo Regional de O’Higgins.

El encuentro, en el que participaron más de 50 personas, tuvo como exponente a la Dra. Mayda Verde, investigadora del programa Salud Apícola Latinoamérica de Fraunhofer Chile.

En una presentación realizada desde Cuba, la médico veterinaria y especialista en sanidad apícola destacó que para lograr que los productos de la colmena sean inocuos, de calidad y aceptados por el mercado se debe reforzar la trazabilidad, alcanzar un equilibrio dinámico entre salud y producción y contar con abejas reinas jóvenes y con calidad genética certificada.

“De esta forma la colmena tendrá más crías, que aseguran una mayor población de abejas adultas y en consecuencia aumentan las reservas de alimento en la colonia, lo que finalmente se expresa en más salud y producción”, dijo la doctora Verde.

La investigadora destacó el desafío que representa para la apicultura regional concentrar el 25% de los cultivos entomófilos del país, con 44 mil hectáreas sembradas, según datos de Odepa (2015). “Se estima que esto demanda unas 426.840 colmenas para lograr polinizar con eficiencia estos cultivos. Sin embargo, el  Boletín Apícola del año 2018 solo reportaba en el territorio unas 161.700 colmenas, lo que representa una oportunidad de crecimiento considerable para el rubro, pero se debe hacer en forma armónica”, señaló.

Su presentaciónn concluyó con un llamado a hacer una mayor difusión de la importancia de la apicultura para la polinización y la seguridad alimentaria y “reconocer el origen multifactorial que conduce a la pérdida de salud en las poblaciones de abejas de la Sexta Región”, identificar esos factores y reducir las brechas sanitarias con enfoque preventivo de Usa Sola Salud.  

 

La asociatividad como motor

Durante el taller, apicultores y representantes de organizaciones apícolas de la región entregaron su opinión acerca de los desafíos que enfrenta este sector.

“Creo que hay mucho que hacer, es importante que la universidades sigan trabajando más de la mano con los apicultores que vayan más allá de un proyecto  de investigación, y sin duda los apicultores debemos perder el miedo a la asociatividad, ya que hay muchas fortalezas que podrían dar muchos beneficios para el rubro”, escribió Alberto Araya en el chat.

 

Por su parte,  Jorge Pérez, de la Cabaña Apícola Raytrai tomó la palabra para opinar que “innovar en apicultura tiene que ver con la asociatividad, con llevar registros y ‘sacar la cabeza de la colmena’, para tener una visión más amplia”. El dirigente apícola hizo un llamado a trabajar en forma asociativa, criticando que entre los apicultores no se refleja lo que sí ocurre en una colmena, donde el trabajo de reina, zánganos, pecoreadoras y nodrizas es igualmente importante. En la actividad humana, agregó, “sobran las manos si hay un subsidio, pero faltan cuando se necesita dedicar tiempo propio para trabajar como rubro”, por lo que llamó a los apicultores a apoyar a los líderes de sus respectivas regiones. 

 

Ver la grabación del  1er taller Desafíos para la apicultura en la Región de O’Higgins

Descargar PDF de presentación de Mayda Verde  

En memoria de Lisette Bosshard

El taller se inició con palabras en memoria de Lisette Bosshard, médico veterinaria y  profesional de la Seremi de Agricultura de la región de O'Higgins, quien falleció el mismo día. “Perdimos a una mujer que trabajó de verdad en el servicio público y para el sector apícola. Una gran impulsora, siempre tratando de generar proyectos nuevos, incentivar y concientizar a las personas y a los médicos veterinarios para trabajar en este rubro. La vamos a extrañar mucho”, dijo Marnix Doorn, director de Salud Apícola Latinoamérica, de Fraunhofer Chile.

Sus palabras fueron compartidas por Andrea Müller, profesora asistente del Instituto de Ciencias Agroalimentarias, Animales y Ambientales de la UOH y organizadora del taller, y por numerosos asistentes que trabajaron o conocieron a Lisette.