Investigadores comparten avances en usos médicos de alginatos

28.1.2020

La reunión científica “Alginatos y sus aplicaciones en la medicina del siglo XXI”, organizada por ProAlg y Fraunhofer Chile, reunió a actores de diversas instituciones nacionales y extranjeras que trabajan con este derivado de alto valor extraído de macroalgas.

El uso de macroalgas como materia prima ha alcanzado relevancia a nivel mundial debido a sus propiedades físico-químicas y nu­tricionales. Esto hace que sus alginatos sean altamente valorados en industrias como la farmacéutica, alimentaria y cosmética.

Uno de los ámbitos donde los alginatos tienen mayor potencial es en la medicina, lo que llevó a ProAlg —empresa que fabrica ácidos y sales de alginatos y suplementos alimenticios a base de algas— y Fraunhofer Chile a organizar el pasado 20 de enero la reunión científica “Alginatos y sus aplicaciones en la medicina del siglo XXI”.

“El objetivo era reunir actores nacionales relevantes en el ámbito de los alginatos de alto valor a partir de macroalgas, y de diferentes partes de la cadena. Se incluyó a productores-transformadores que obtienen el alginato, centros de investigación que trabajan en la obtención de alginatos de grado médico e investigadores del área médica, que aplican y usan estos alginatos en el desarrollo de alternativas para tratar enfermedades”, señala Freddy Urrego, project leader del área Agro, Alimentos e Ingredientes del Centro de Biotecnología de Fraunhofer Chile.  

La cita contó con exposiciones de Aden Díaz, fundador de Life Si Bioprinting (Argentina), Alejandro Erices, investigador en terapia celular de ProAlg (Chile) y Freddy Urrego, del Centro de Biotecnología de Sistemas de Fraunhofer Chile.

En la reunión participaron Andrés Briceño, emprendedor y CEO-Founder de ProAlg, Alejandro Erices Ocampo, bioquímico especializado en criopreservación y trasplante de médula ósea en Clínica Las Condes; Álex Vargas, académico del Departamento de Cirugía Oncológica y Maxilofacial de la Pontificia Universidad Católica de Chile y Felipe Cabezas, gestor comercial de Open Beauchef, de la Universidad de Chile.

“Chile es el principal productor de macroalgas de occidente, pero el grueso de su producción proviene de la explotación de praderas naturales y en menor escala desde actividades de acuicultura”, señaló Urrego en su presentación, donde subrayó el desafío a nivel país de lograr una producción sustentable de esta materia prima.

“Para Fraunhofer Chile Research es de vital importancia este tipo de instancias, donde la formación de redes es esencial para nuevas colaboraciones. Es por esta razón que estamos siempre disponibles para ayudar a las PYMES que estén dispuestas a entrar en el mundo de la innovación, como es el caso de ProAlg”, dice Franko Restovic, gerente del área Agro, Alimento e Ingredientes del Centro de Biotecnología de Sistemas de Fraunhofer Chile.

 

Trabajo conjunto Chile-Alemania

En Chile, la Universidad Católica del Norte trabaja en conjunto con el Instituto Fraunhofer de Ingeniería Biomédica (Fraunhofer IBMT) hace más de 15 años con huiros palo (Lessonia trabeculata) y negro (Lessonia nigrescens).

Para ello desarrollaron un protocolo para la recolección y pretratamiento de las macroalgas que asegura un nivel de inocuidad óptimo. Luego estas son enviadas al instituto alemán, donde extraen de ellas un alginato de alta pureza y viscosidad para uso en aplicaciones médicas, incluyendo la fabricación de microcápsulas e hidrogeles para el cultivo de células y tejidos.

Esto ha permitido avanzar en tratamientos para enfermedades como diabetes e hipoparatiroidismo y la creación de matrices con cualidades específicas de forma y fuerza en las que se insertan células vivas inmunoaisladas o fragmentos de tejidos que se trasplantarán a pacientes. La ventaja de estas matrices a base de alginatos es que permiten el transporte de nutrientes, oxígeno y factores terapéuticos, pero evitan una respuesta inmune de rechazo.