Fraunhofer Chile capacitó a monitores en Polinización Sostenible en contexto de cambio climático

Durante la actividad en línea, investigadoras transfirieron los protocolos diseñados en el marco del proyecto Bien Público "Polinización sostenible: Adaptación al cambio climático para la producción de fruta en Chile".

El taller Composición del paisaje y su influencia en el servicio de polinización de frutales de la Región Metropolitana, estuvo a cargo de la bióloga Laura Pérez.
La ingeniera agrónoma Isabel Acuña, abordó el diseño e implementación de bordes florales nativos para restaurar hábitats de polinizadores.
Leslie Vallejos, veterinaria y especialista apícola, expuso sobre Manejo de colmenas de Apis mellifera para la polinización de frutales.

En dos jornadas realizadas el martes 27 y miércoles 28 de abril, funcionarios técnicos y profesionales de instituciones vinculadas al Ministerio de Agricultura, como ODEPA, INDAP y PRODESAL, además de otras entidades tanto públicas como privadas relacionadas con el rubro agrícola, asistieron de manera remota a talleres de capacitación para formar monitores en protocolos de polinización sostenible.

Esta iniciativa forma parte del proyecto Polinización sostenible: Adaptación al cambio climático para la producción de fruta en Chile, financiado por el programa Bienes Públicos con Adaptación al Cambio Climático de Corfo y ejecutado por investigadoras del Centro de Biotecnología de Fraunhofer Chile, con la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) como mandante.

Entre los asistentes destacó la presencia de Claudio Valenzuela, gerente de redes y territorio de Corfo, quien indicó que la transferencia de estos protocolos es importante para el desarrollo de la agricultura familiar campesina y el buen manejo de los recursos naturales.

"Agradecemos la importancia que le da ODEPA a esta actividad, y a Fraunhofer Chile, que nos ayuda con los conocimientos específicos para poder hacer esta capacitación que es necesaria para un tema tan importante como la polinización sustentable", agregó.

En la misma línea, el Director Nacional de ODEPA, Adolfo Ochagavía Vial, planteó el desafío que tiene Chile en su rol como primer exportador frutícola del Hemisferio Sur y, por tanto, la necesidad de cumplir estándares de calidad y cuidado ambiental.

"Para el Ministerio de Agricultura, impulsar el desarrollo silvoagropecuario sustentable, reconociendo como pilares fundamentales a los recursos naturales y la biodiversidad en un contexto actual de cambio climático global, es un tema prioritario", comentó Ochagavía, agregando que la fruticultura puede ser parte de la solución, armonizando la conservación y la productividad, relevando la importancia del paisaje y la incorporación de distintas prácticas en los huertos y en el proceso de polinización.

Talleres enfocados en el rol del agricultor

En las dos jornadas se realizaron cinco talleres, basados en la experiencia del primer año de trabajo que las investigadoras de la línea Polinización y Agricultura Sustentable del Centro de Biotecnología de Fraunhofer Chile desarrollaron durante el 2020, en conjunto con los agricultores de huertos seleccionados para este proyecto y apicultores que llevan sus colmenas para polinizar los frutales ahí presentes.

La primera sesión inició con el taller Composición del paisaje y su influencia en el servicio de polinización de frutales de la Región Metropolitana, a cargo de la bióloga Laura Pérez, donde hizo énfasis en la importancia de diversificar los paisajes agrícolas, lo que aumenta la estabilidad ecosistémica, permitiendo reducir los efectos del cambio climático y favorecer el proceso de polinización, lo que finalmente tiene un impacto positivo sobre la producción de fruta.

El segundo taller a cargo de la ingeniera agrónoma Isabel Acuña, abordó el diseño e implementación de bordes florales nativos para restaurar hábitats de polinizadores. Este concluyó con un ejercicio interactivo que demostró la importancia de esta estructura para el paisaje agrícola, ya que los asistentes lograron identificar los principales beneficios asociados a los bordes como que permiten valorizar y conservar la biodiversidad, entregar refugio, alimento, sitios de cópula y nidificación para abejas nativas y otros polinizadores.

La líder de la línea de investigación y directora del proyecto, Sharon Rodríguez, estuvo a cargo del taller Abejas nativas: diversidad, aporte en producción agrícola, y conservación, mostrando a los asistentes las principales características de las cinco familias de abejas chilenas y haciendo énfasis en el papel de las abejas nativas en la producción de fruta y en el papel de los productores agrícolas en su conservación.

Por otro lado, Leslie Vallejos, veterinaria y especialista apícola, expuso sobre Manejo de colmenas de Apis mellifera para la polinización de frutales, recalcando que a través de la implementación del modelo de gestión agroapícola, como el diseñado en la primera etapa de este proyecto, es posible involucrar activamente a los agricultores en el proceso de polinización a través de la valorización de medidas de manejo de huerto y de colmenas durante la temporada de floración de frutales.

 

Protocolos para armonizar conservación de biodiversidad y productividad

"¿Estima usted que son aplicables estos protocolos en los huertos frutales de su territorio?", fue una de las preguntas que los asistentes, más de cincuenta en cada jornada, respondieron en un 100% que sí. En otra pregunta interactiva se solicitó mencionar un concepto que resumiera lo visto en los talleres, apareciendo con mayor cantidad de menciones la palabra "biodiversidad".

"Es justamente este concepto el que nos interesa de sobremanera proponer, discutir y obviamente implementar", comentó Sharon Rodríguez, directora del proyecto, agregando que quedaron con una buena impresión de cómo se llevaron estos talleres.

Impregnar un nuevo enfoque de paisaje agrícola, donde el huerto es un componente más del paisaje, pero no el único, es uno de los objetivos de este proyecto.  Allí ocurren distintos procesos, entre ellos el de polinización.

"Es por esto que buscamos promover prácticas de manejo de huerto que tiendan a favorecer la producción de fruta en cultivos de importancia económica y que requieren de este servicio ecosistémico, en condiciones de variación climática y escasez de agua y energía, pero hacerlo de forma que se convierta en un círculo virtuoso donde el productor agrícola tome las decisiones más acertadas para lograr una polinización y producción sustentable", destacó la investigadora en el cierre de la última jornada, dejando abierta la invitación para quienes deseen profundizar y eventualmente, conocer en la práctica cómo se implementan estos protocolos.