"Cambiamos el foco desde las construcciones a las personas que las habitan"

26.6.2018

En entrevista el profesor Schmidt del centro IBP de Alemania, conversa sobre la búsqueda de proyectos en Latinoamérica.

© Fraunhofer Chile Research
© Fraunhofer Chile Research

Simon Schmidt, estuvo de visita en Chile, Doctor en Ingeniería y jefe de asuntos internacionales del Instituto de Física de la Construcción de Fraunhofer (IBP), uno de los 72 centros con que cuenta la Fundación Fraunhofer en el mundo, dedicados a la investigación aplicada.

De nacionalidad alemana, permaneció durante cuatro días, a finales de junio pasado, para conocer la actualidad el mercado chileno y evaluar proyectos para trabajar desde Alemania.

Su visita también trajo una nueva perspectiva a considerar en el mercado de la construcción.

Fraunhofer IBP hizo un cambio para pasar de centrarse en las construcciones a centrarse en las personas, ¿cómo fue este proceso y por qué se llevó a cabo?

Cambiamos el foco desde la construcción hacia las personas a partir de nuestra experiencia. Llegamos al punto de decir las construcciones están ahí, vivimos en ellas y queremos tener una buena vida en ellas, entonces qué es lo que tenemos que hacer en las construcciones para tener una buena vida en ellas. Entonces el foco cambió hacia quién vive en la construcción, qué hace en ella y eso nos llevó a pensar qué necesitamos. Cuál es la necesidad que tienen las personas que las habitan. Si nos enfocamos en eso también tenemos la posibilidad de cambiar el pensamiento de las personas y fortalecer la eficiencia energética, porque de ese modo puedes individualizar la construcción de una manera en que no se había hecho antes.

En Chile el Centro de Tecnologías para Energía Solar de Fraunhofer Chile Research, trabaja en el uso y la eficiencia de la energía.

Schmidt continúa “Si ves a la construcción como un todo y piensas en la calefacción, tienes que calefaccionar la construcción completa. Pero si piensas en lo que pueden desear las personas que las habitan, entonces te das cuenta de que tal vez quiera que una habitación esté un poco más fría y que la sala esté más cálida y así puedes aprovechar mejor la energía. Investigamos mucho acerca de lo que las personas quieren y necesitan dentro de las construcciones”.

¿La innovación debería comenzar a partir de las necesidades de las personas o de la tecnología?

Es una combinación, la gente dice lo que quiere y luego buscamos la tecnología que satisfaga esa necesidad.

En el centro de eventos Casapiedra en Santiago, Simon Schmidt conversa tras participar del Comité Ejecutivo de la Fundación Fraunhofer Chile Research, el pasado 26 de junio.

¿Otros institutos Fraunhofer deberían tener esta mirada en las necesidades de las personas?

Depende, en las construcciones es así porque ellas nos sirven. En la construcción descubrimos que el centro es la gente que está adentro, entonces nos enfocamos en eso.

Esto es algo interesante de considerar al momento de internacionalizarnos, pues las personas reaccionan distinto en los diversos países. Hay condiciones culturales y climáticas distintas, las personas quieren cosas distintas, y tenemos que adaptarnos a eso.

Tienen el foco en las necesidades de las personas, pero sus clientes son las empresas que desarrollan materiales para la construcción, ¿cómo administran los intereses de estos dos grupos?

En esa cadena las empresas venden sus productos a las constructoras y ellas se los venden a los usuarios, entonces estamos todos trabajando en el mismo círculo. También estamos fuertemente conectados con las universidades, difundiendo este foco a través de la educación. Además, actuamos en el ámbito público.

Nosotros trabajamos en la investigación de cómo son las nuevas construcciones y estamos en el desarrollo de prototipos de esas construcciones.

¿Es importante que los distintos actores, empresas, constructoras, universidades, tengan el mismo foco en las personas?

A veces sí, pero no siempre. En ocasiones está dirigido por el mercado. Si la gente demanda algo, las empresas deben dárselo. Es en ambos sentidos. En la parte de materiales hay una alta demanda por salud (temperatura, humedad) la gente quiere un entorno interno saludable y eso está empujando a las empresas pues saben que no venderán algo que no sea saludable para el interior. Entonces los materiales son mejores que los que había antes y mejoran el bienestar de las personas que los habitan. Por otro lado, las personas quieren un entorno saludable y cómodo, lo demandan y lo obtienen de parte de las empresas.

¿Fraunhofer IBP ha tenido éxito en proponer ciertas tecnologías al Gobierno como políticas públicas?

Sí, trabajamos en procesos de regulación y estandarización en Alemania y también en el networking. Tenemos un estándar 4109 que regula los índices de condensación en una construcción y nuestros investigadores idearon una fórmula para calcularlo de manera computacional. Antes se calculaba de manera manual y con muchos errores. Tenemos un programa para eso.

El miércoles 25 de junio el profesor Schmidt se reunió con Ángel Navarrete Troncoso, encargado de Habitabilidad del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, y José Pedro Campos Rivas director del Instituto de la Construcción, para conversar sobre calificación energética de viviendas. “Fue una discusión provechosa en la que pude conocer sus planes para el futuro y darles a conocer qué es lo que hacemos en Alemania y es muy importante ir al Gobierno y explicarles. Poder poner en la mente de los tomadores de decisión los temas que creemos que son importantes”, resume.

¿Cuál fue el objetivo de su visita a Chile?

El principal objetivo era conocer más el mercado, ver qué está pasando aquí. Hace seis años vino uno de mis colegas y me entregó mucha información y ahora estoy evaluando lo que él experimentó y estoy tratando de encontrar donde están las posibilidades para nosotros.  Quizás hay temas en los que podemos levantar un proyecto.

Podemos aportar en el cambio de foco desde la necesidad de una construcción que ahorre energía a una construcción que sea buena para las personas. Creo que esa mentalidad está creciendo en Chile.

En eficiencia energética y energías renovables hay un cambio grande en estos temas. Hay una regulación en términos de eficiencia energética y de fortalecer el entorno interno de las construcciones. Esto es similar a lo que nosotros hemos experimentado, primero el Gobierno estableció que había que cumplirlo y luego las personas comenzaron a hacerlo, que es lo mismo que está sucediendo en Chile. Tal vez podamos ayudar a sortear algunas de las dificultades con las que nosotros nos encontramos en ese proceso.

Previo a su llegada a Chile, el ingeniero visitó Ecuador, y comenta “ahí hay un pequeño comienzo en una dirección similar a Chile, pero no impulsado por el Gobierno sino por los investigadores. Hacen mucho trabajo en viviendas sociales en los que podemos apoyarlos”.

Antes de asumir como Jefe de Asuntos Internacionales IBP, Schmidt estuvo en del desarrollo de una pared tipo cascada de agua fría para climatizar los ambientes. “Presentamos el proyecto en una feria en Munich. Actualmente evaluamos que puede ser un dispositivo para la limpieza de los espacios. Esa es una idea que trabajamos con los investigadores”.

¿Extraña el trabajo de investigación?

Sí, lo extraño. Aunque ahora veo muchos proyectos y trabajo con todos los investigadores para conocer lo que están haciendo y ver su potencial.